La distancia

 

La distancia


Ediciones del 4 de Agosto

4deagosto@gmail.com


ISBN: 978-84-15332-78-7

17 x 12 x 1,9 cm

196 páginas

Punto de inicio de este dibujo

Cada dibujo es la conclusión de su posibilidad; en consecuencia, después de aparecidos, todos son; pero los dibujos, en su existir, lo que verdaderamente tienen de preciso es que están; siendo, junto con los demás, los hechos que forman la realidad. Por lo demás podrían haber sido de otra manera.

Esta posibilidad de ser de cualquier otro modo, siempre y cuando se esté, hace que la multiplicidad de opciones imposibilite que todas, diferentes, todas sean correctas

La in-quietud que producen las posibilidades

;por lo tanto ninguna, tampoco la elegida que aparece como dibujo, es la correcta: es la que hay

frente a lo que va a ser posible

.Las palabras-trazos de este libro, dibujadas sobre el papel de sus hojas, son reales; objetos producidos a partir de lo elemental, de lo alfabético que construye frases para, además de estar, ser; porque estas palabras, aun hablando de experiencia, o de pensamiento, o de otras cosas más o menos descriptibles y materiales que podrían otorgarle el adjetivo de objetivas, de lo que en realidad hablan es de poética: de mi emoción, percepción, intuición e interpretación del mundo a partir de mi inclusión y posterior pertenencia en él como un hecho (consciente) más que lo forma

:el dibujo que me dibuja.

.Dibujo de dos maneras…

El parecido como una opción, con la que pretendo encontrar en lo trazado el recuerdo de lo mirado; pero en sí, lo que aparece, es únicamente un dibujo.

Mediante la otra opción dibujo desde la emoción y el sentimiento. El dibujo realizado desde la inmersión en mí, con el que, como con la primera, logro el mismo resultado: un dibujo.

El dibujo que pretende el parecido trae al tiempo en el que transcurre los recuerdos, los que previamente, mucho tiempo, o tan solo hace unas décimas de segundo antes, recorrieron los caminos después trazados-rememorados por la línea. Pero, desde ahí, para continuar, he de encontrar una solución: una salida de la maraña de líneas que lo forma, y ésta no pasa por otra que por la de asirme al hilo del dibujo trazado como único camino, permitiéndome continuar

(acercando, progresivamente, el pasado al presente hasta la coincidencia de los pasos)

o

(elevándome sobre el laberinto hasta obtener la distancia exacta desde la que alumbrar con la mirada el camino).

Con la segunda opción el dibujo tiende hacia dentro, aunque como dibujante necesito de lo de fuera; entonces miro hacia arriba, hacia la boca del agujero por el que desciendo; por el que desciende la luz que va iluminando paulatinamente lo que reposa en mi interior y, ahí, dentro, dibujo gracias a lo de fuera.

(Desciendo dentro, hasta conseguir el contraste necesario que evite que la luz de fuera deslumbre lo que miro y la oscuridad de dentro lo oculte).

Los pasos y la luz en el camino

el sonido de los pasos y la luz que permite verlos

ahí y ahí: el punto de fuga al que tiende el dibujo

El dibujo se extiende a los dos lados del ojo, mostrándose iluminado sobre la pantalla de la pupila.

El ojo sigue las líneas que recorren las cosas; mientras el cerebro las aprehende y las comprende; las piensa e, inmerso en el ‘subpensar’, las intuye para obtener, de entre todas, la duda que traza mediante la emoción donde está.

Yo dibujante: un plano: anverso y reverso: comprendo y digo: un cúmulo de posibilidades (unas y otras) (de emoción) (que concluye como lo único posible): el dibujo

…un dibujo que me traza por fuera y por dentro

.El dibujo dibuja una duda y obviamente se equivoca ¿Por qué una y no otra?

¿Quizá por la exactitud del tiempo que cubre la distancia?

Quizá porque para ser haya que estar.

para estar.





En las páginas que siguen, evitando la intemperie de la objetividad, hablaré de mi dibujo, no por especial o extraordinario al ser, al igual que el de todos los demás, el de uno más: un dibujante que traza la memoria y la imaginación, contenidas en las intenciones,

(lo previo inmediatamente anterior que pretende, desde el imaginado futuro, el pasado)

sobre la realidad.

Pero a su vez pienso que no hay dibujo que se sostenga por sí solo; se mantiene por el apoyo con otros dibujos, propios y, principalmente, de otros dibujantes, durante el tiempo de proceso y relación

(la incapacidad para concluir el proceso existencial de forma y modo perfecto es el contenedor de la posibilidad).

Y todo lo anterior me lleva a esta paradoja:

En una construcción hecha con piedras todas son diferentes y todas son necesarias y como cada una ocupa su espacio y lugar en el edificio, ninguna puede sustituir a otra.

La extracción de una sería el principio del desmoronamiento. O sea, al no poder ser considerada ninguna como la idea de piedra frente a las demás piedras, o dicho de otro modo: al ser todas contenedoras del concepto de piedra, y siendo todas diferentes, ocultando cuál guarda dentro de sí a la verdadera piedra, todas valen y la construcción es posible. Pero también hay que pensar que cambiando el orden de las piedras la construcción hubiera sido otra, seguramente tan válida como ésta que me sirve de ejemplo.

Lo que ocurre con las piedras, por extensión ocurre con los edificios que ellas construyen y estos a su vez con las ciudades que forman y así sucesivamente hasta concluir con la totalidad del mundo como hecho único que nosotros los dibujantes, desde dentro, al formar parte de él, lo percibimos como la realidad.

La realidad, la que es posible, no podría tomarla por correcta si no fuera porque habiendo llegado al final de la cadena aparece como la única y esto le confiere veracidad.

-La mutante realidad, obvia y evidente que se muestra en el presente al que ha llegado a partir de las previas opciones, circunstancias, accidentes y todo aquello que la ha influido y modificado hasta que ha desembocando en sí misma-.

Un cataclismo, o un terremoto, o un bulldozer; más opciones para lo mismo pero en este caso al revés (¿desdibujar?)…

La construcción cae por efecto del agente destructivo, pero sobre todo por la fuerza de la gravedad. Las piedras ruedan por el solar hasta que se estabilizan por su base más amplia contra el suelo que las atrae. Ahora todas y cada una se sostienen por sí mismas.

Un solar lleno de piedras…

(redibujar):

Caos por Lógica

Lógica por lógicas

lógicas por dibujos

dibujos por pensamiento

pensamiento por posibilidad

posibilidad por hecho

hecho por construcción

construcción por sistema

sistema por bulldozer

bulldozer por solar

solar por cerebro

Aún así soy un dibujante y no tengo otra opción, excepto la de no serlo, el dilema lo resuelvo dibujándome para estar y así poder ser lo que aún no soy. Y lo hago mirando fuera y dentro generando intenciones que provoquen dudas.

cerebro por intención

intención por duda

duda por “lo posible”

“lo posible” por lo que hay

            y

todo por viceversa

Una cosa por otra cosa. Mi estado cuántico está dentro de mí y es la distancia que hay entre mi subconsciente y mi consciente lo que me sitúa en dos lugares diferentes a la vez, pero aún así soy uno (soy y no soy).

Soy un punto entre puntos, separado de ellos por la distancia que me permite verlos. Pero ser y no ser es la forma para poder recorrer la distancia entre uno y otro y así trazar mi existencia en un solo dibujo.

.Entre: la distancia que separa. Soy entre el consciente y el subconsciente y soy donde estoy; entre “de donde” partí y “a donde” voy,

entre éste y aquél,

entre uno u otro,

entre todos cuál,

o sea:

entre lo que me es posible imposible no estar.

En el lugar, en el momento y en el porqué, son cosas importantes para existir. Pero a veces me olvido hasta que me sorprendo con los dedos de las manos abiertos y quietos, escurriéndose la vida y el tiempo, ignorante de que la gravedad me devuelve al caos.

Gravedad por caos

caos por Caos


Punto de inicio de este dibujo: introducción de La distancia

Obras y añosObras_y_anos.html
Es lógicoEs_logico.html
Sí y T. de luzSi_y_Tiempo_de_luz.html
Siguiente
Anteriorinfinitos.html
Dibujo al WürthDibujo_al_Wurth.html
Dibujos ...Dibujos_....html
CurrículumCurriculum.html
inicioInicio.html
269.429 minutos269.429_minutos.html
Escult. públicaescultura_publica.html
E. temporalEspacio_temporal.html
Infinitosinfinitos.html
Contactocontacto.html
DENTRODENTRO.html